viernes, 12 de julio de 2019

Eucaristía y cena de San Pablo (Alcalá de Henares)

Un año más, al llegar a la festividad de San Pedro y San Pablo, nuestro patrón, nos reunimos todos los cursillistas de las distintas ultreyas de la diócesis alcalaína para celebrar nuestra cena de San Pablo, una ocasión preciosa de estar todos juntos, compartiendo conversación, conociéndonos más,  estrechando lazos, haciendo comunidad.

Este año, ha sido el viernes día 28 de junio, coincidiendo además con la festividad del Sagrado Corazón de Jesús, en el año del centenario de la consagración de nuestro país al sagrado corazón de nuestro Señor, y nada mejor que iniciar nuestro encuentro con una Eucaristía, en la capilla de la catedral de Alcalá de Henares, que fue celebrada por nuestro consiliario D. Javier Ortega.

En la Eucaristía, meditando la palabra de Dios, nos volvimos a saber elegidos y amados por su tierno corazón que arde en deseos de ser correspondido, y que nos invitaba a ser sus manos, sus ojos, sus brazos para recoger a las ovejas que están dispersas y llevarlas a su corazón, al corazón de su Iglesia. Y así terminamos cantando “Cursillista, no te olvides que Dios te llamó”

Seguidamente disfrutamos de la cena, en la que nos acompañó nuestro consiliario así como otros sacerdotes vinculados a nuestro movimiento, donde hubo tiempo para relajarnos, disfrutar de la compañía mutua, conocernos más. Como colofón, el clásico de la tombolilla que siempre toca y con la que pasamos un estupendo rato esperando con ilusión nuestro regalo entre los presentes que previamente todos aportamos y que culminó con la rifa del jamón, que en esta ocasión fue para nuestra querida Mari Carmen (¡enhorabuena!).

Una bonita velada que nos deja un estupendo sabor de boca recordándonos que somos ultreya.


Un abrazo  

¡De Colores!














miércoles, 26 de junio de 2019

63ºAniversario de la ultreya de Alcalá de Henares


Nos hemos reunido los cursillistas de la diócesis para celebrar el 63 aniversario de la ultreya Santiago Apóstol de Alcalá de Henares. La fecha ha sido el día 11 de junio. Dábamos comienzo con la Eucaristía, celebrada por el director espiritual de la ultreya D. Jose García, así como por nuestro consiliario D. Javier Ortega. Nada mejor que la unión de Dios para sentirnos hermanos y disfrutar de esta celebración.

El lema de esta ultreya aniversario ha sido: “Bautizados y enviados”, tema sobre el que ha versado el rollo a cargo de nuestro querido Paco, con motivo del tiempo extraordinario dedicado a la misión ad gentes que el Papa Francisco va a proclamar en octubre de 2019, en ocasión del 100 aniversario de la carta apostólica de Benedicto XV sobre la misión universal de la Iglesia con la que quiso dar un nuevo impulso al compromiso misionero de anunciar el Evangelio.

Hoy, igual que hace 100 años, el Papa nos mueve a dar ese impulso, para el que necesitamos: renovar el encuentro personal con Cristo bebiendo de las fuentes en las que se hace presente en la Iglesia; dejarnos empapar por el testimonio de quienes son testigos del Evangelio arriesgando incluso sus vidas, de tal forma que nos muevan también a testimoniar a Cristo con nuestra vida; una formación misionera para la evangelización; y espíritu de caridad para mirar al corazón del ser humano viendo su pobreza y así llevarles a Jesús.

Somos hijos de Dios a través del Bautismo, y pertenecemos a una comunidad eclesial, que nos envía a la misión, a la evangelización.
Paco nos invitaba con su testimonio a dejarnos hacer por Dios, que se sirva de nosotros para llegar a los demás.

Después de un turno de resonancias en las que algunos de nuestros hermanos daban su testimonio de cómo son testigos del Señor en sus ambientes, nuestro presidente quiso felicitar a la ultreya por estos 63 años de andadura, recordándonos la proximidad de la celebración del pleno nacional para el que contaba con nuestras oraciones.

Según palabras de nuestro consiliario: “hablar de bautizados y enviados es hablar de la Gracia”, “la misión nace del asombro y la gratitud del corazón”.

Cerró la celebración el director espiritual de la ultreya recordándonos que nuestra misión consiste en propagar la belleza de la comunión (amar al hermano dentro de la paternidad de Dios).

Terminamos compartiendo un ágape fraterno dando gracias a Dios por nuestra comunidad de Cursillos.

¡DE COLORES!



miércoles, 5 de junio de 2019

Décimo aniversario de Monseñor Reig en la diócesis de Alcalá (MCC Alcalá de Henares)


El fin de semana del 11 al 12 de mayo, hubo una serie de acontecimientos en nuestra diócesis.

El 11 de mayo con motivo, de la jornada de oración por las vocaciones, en Alcalá tuvimos la oportunidad de participar de una adoración ante el Santísimo Sacramento por esta intención en la capilla del Seminario. Fuimos pasando, por turnos de una hora, cada realidad de la Iglesia diocesana, entre los que nos encontrábamos nosotros, el MCC de Alcalá. Nuestra hora fue de 2 a 3 de la mañana del domingo 12 de mayo. Fue muy bonito disfrutar de la compañía de los hermanos en esa hora de adoración, acompañados por nuestro consiliario; era como estar en el Tabor, en un momento de unión especial entre nosotros y con Dios (que era quien sobre todo nos unía), y así disfrutar de la comunión de los santos, intercediendo por nuestros sacerdotes, religiosos, misioneros aquí y fuera de nuestras fronteras. Después de terminar la adoración, fuimos invitados a tomar un tentempié para reanimarnos y tener la ocasión de saludarnos fraternalmente.

Ese mismo día, domingo 12 de mayo, por la tarde, pudimos disfrutar de una Eucaristía de acción de gracias por los 10 años de pontificado de D. Juan Antonio Reig en nuestra diócesis.

Estuvimos presentes muchos de nosotros, fue una preciosa Eucaristía, en la que D. Juan Antonio quiso compartir el testimonio personal de su vocación, de cómo fue llamado a consagrarse como sacerdote a Dios, y de cómo en estos años desde su ordenación ha podido ver el sufrimiento humano en los distintos modelos de sociedad que han ido sucediéndose, desde la influencia del marxismo, hasta el relativismo y el nihilismo de hoy que se caracteriza por una decadencia progresiva del espíritu humano, marcada por un fuerte individualismo y secularización, donde la evangelización se hace difícil. Necesitamos estar amarrados al amor de la Cruz de Cristo para estar firmes y no dejar arrastrarnos por la comodidad evitando enfrentarnos con esta sociedad y las ideologías que nos rodean. Se necesitan testigos de la Verdad, laicos y sacerdotes que hablen por Cristo.

Cristo es el buen pastor, que da la vida por sus ovejas, y sólo Él nos ofrece la plenitud que nuestro corazón busca y no logra saciar.

La Eucaristía finalizó con un homenaje a nuestro obispo en las palabras del Vicario general de la Diócesis: D. Florentino Rueda, en las que recordaba el momento de su llegada hace 10 años, y mostraba el agradecimiento de todos por su dedicación y cuidado como pastor de la Diócesis.

Una vez terminada la Eucaristía, pasamos a compartir fraternalmente unos aperitivos, y así poder saludar personalmente a nuestro pastor.

Terminó la celebración, con la representación de un Auto Sacramental a cargo de jóvenes de nuestra diócesis en honor a nuestro obispo.




¡De Colores!





sábado, 18 de mayo de 2019

Clausura Cursillo de Cristiandad nº 83 (Alcalá de Henares)

El día 4 de mayo se clausuraba el Cursillo nº 83 de la diócesis de Alcalá de Henares, después de tres días intensos de Gracia derramada en estos nuevos cursillistas, siempre bajo el cuidado discreto y amoroso de nuestra Madre en este mes dedicado a ella.
Es un regalo que Dios nos hace, el poder ver y escuchar en la clausura los testimonios de su paso por el Cursillo, y así volver a ser testigos del amor de Dios viendo su alegría y emoción en sus palabras.

Entre los nuevos cursillistas se encontraban dos seminaristas de nuestra diócesis, a los que Dios ha tocado en este cursillo, experimentando la comunión de los santos y la apertura del corazón.

Nuestro querido obispo D. Juan Antonio, nos ha acompañado en esta clausura, como nos tiene acostumbrados, mostrando con su presencia la confianza de nuestro movimiento como realidad de la Iglesia, y nos alentó a buscar a Cristo, fuente de toda sanación y vida plena.

No faltó, como en anteriores ocasiones, la palanca de algunos de nuestros hermanos que acudieron a la clausura recorriendo a pie más de diez kilómetros, así como los que dieron su testimonio en representación de las distintas ultreyas de cómo perseveran en su cuarto día y diciéndonos que ¡se puede!, con la oración, formación y acción.


Una tarde preciosa para dar gracias a Dios y seguir adelante siempre DE COLORES



miércoles, 15 de mayo de 2019

Encuentro Nacional de Jóvenes Cursillistas

Otro año más, algunos de los jóvenes de Cursillos de Cristiandad de nuestra diócesis hemos tenido la gran oportunidad de asistir al Encuentro Nacional de Jóvenes Cursillistas celebrado en Toledo del 3 al 5 de mayo. Allí hemos podido compartir con otros jóvenes de toda España nuestras experiencias de lo que hemos vivido en cursillos.

Hemos tenido también ocasión de realizar talleres y trabajar sobre uno de los puntos más importantes del Kerygma de cursillos: la amistad. Predicar a Cristo haciéndonos primero amigos de la gente es uno de los rasgos más característicos e importantes del movimiento de Cursillos de Cristiandad, por lo que fue un tema muy importante durante el encuentro. Por supuesto, también trabajamos en trabar amistad entre nosotros, para lo cual tuvimos tiempo de descanso para charlar e ir a tomar algo.


Volvemos de Toledo encantados de este encuentro y totalmente DE COLORES




domingo, 3 de febrero de 2019

Fiesta de la conversión de San Pablo (M.C.C. Alcalá de Henares)


Cada año esperamos con ilusión este día 25 de enero, un día de fiesta en el que organizamos con alegría los preparativos para celebrar la conversión de San Pablo, nuestro patrón.

Además este año hemos tenido un motivo muy especial para conmemorar: los 70 años desde el primer cursillo de cristiandad en Mallorca.

Bajo el lema “MCC 70 años tocando corazones”, hemos celebrado la conversión de San Pablo y todas las conversiones, que desde ese primer cursillo, El Señor ha hecho posible en estos 70 años de andadura.

El lugar de encuentro ha sido el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, que este viernes día 25 de enero, nos ha congregado a todas las ultreyas de la Diócesis complutense, con la presencia de nuestro querido pastor D. Juan Antonio Reig.
Qué bonito es compartir con todos los hermanos la fe y celebrarla, es un aldabonazo para seguir adelante.

A las 19 horas era la acogida, que daba paso en la capilla a la Eucaristía, centro de la celebración, presidida por nuestro obispo D. Juan Antonio y concelebrada por nuestro consiliario D. Javier Ortega, D. Albero González y D. Jose García.

D. Juan Antonio, poniendo a San Pablo como ejemplo, nos indicaba la importancia de la vida interior para crecer en la fe, siendo un proceso que supone reorientar el corazón hacia Cristo. Este encuentro con Cristo nos sitúa en una realidad nueva, pertenecemos a un pueblo, a una comunidad, que forma parte de nuestro ser cristiano y que es la compañía con la que seguimos un itinerario. Como San Pablo, ante tanta necesidad de amor, nos instaba a llevar a Cristo a los demás, y pedir al Señor que nos despierte el deseo de ser apóstoles.

A continuación, María Dufain (de la diócesis de Madrid) nos habló en el rollo de ese primer cursillo hace 70 años, y nos hizo un recorrido histórico hasta configurar las bases del movimiento y llegar así a su celebración.

No faltaron los testimonios, que María quiso compartir con nosotros, de su conversión personal en su cursillo, y de otras personas que Dios ha ido poniendo en su camino en los diferentes ambientes de la geografía española y fuera de nuestras fronteras en los que ha pasado parte de su vida, siempre vinculados con Cursillos de Cristiandad, en los que El Señor le ha regalado ser testigo de su obra redentora, y afianzar más su fe y amor al movimiento.

Terminaba diciéndonos que lo heroico no es el cambio, sino el ser continuo sosteniendo el cambio. El MCC es un lugar privilegiado donde El Señor no se cansa de tocar el corazón.

Y lo pudimos de nuevo experimentar al escuchar los testimonios de nuestros hermanos que salieron en representación de cada una de las ultreyas de la diócesis.

Nuestro presidente en nombre de todos nosotros dio las gracias a nuestro obispo, por su atención y cariño, teniendo también palabras de agradecimiento a María Dufain por su entrega y colaboración. Nos invitaba al compromiso de no bajar la guardia.

A continuación nuestro consiliario compartía cómo en su Cursillo el Señor también tocó su corazón, siendo espectador privilegiado de los milagros de Dios en muchas personas en los Cursillos que ha tenido el regalo de vivir, destacando la importancia de la oración que los sostiene, y la presencia discreta de nuestra Madre.

Como colofón, D. Juan Antonio cerró esta ultreya, agradeciendo nuestros testimonios. Y nos dio su bendición.

Terminamos todos juntos con un ágape fraterno, con la alegría de compartir entre todos este encuentro.


¡¡De Colores!!















domingo, 16 de diciembre de 2018

Testimonios de cursillistas


Dos hermanas que han vivido recientemente su Cursillo quieren compartirnos su testimonio:

Pasé muchos años con la duda de la existencia de Dios. Me consideré agnóstica hasta hace poco, cuando volví a conocer a Dios y sentí su amor y perdón incondicional en el Cursillo de Cristiandad. En esta experiencia me sentí iluminada y desde entonces me comunico todos los días con Él a través de las oraciones, amo de una manera diferente a mi novio, a mi familia y a mis amistades. Estoy amando de verdad.

Teresa Medina


El Cursillo 80 llegó a mi vida en el momento oportuno dispuesto por Dios. Soy de la República Dominicana donde, gracias a la misericordia de Dios, pertenezco a una comunidad de la Iglesia y donde he participado en muchos retiros, pero sé cada uno es especial y que en ellos siempre quiere regalarme su Gracia. Estaba pidiendo a gritos participar en un retiro así que, cuando Pilar y su esposo lo anunciaron en la Parroquia, no dudé ni un segundo en apuntarme, también porque había querido asistir ya en mi país al Cursillo pero por alguna razón no había podido. El Señor había iniciado en mí un proceso de sanación por una situación dolorosa que viví y en el Cursillo siguió revelándome que necesitaba seguir sanando y que eso no dependía de mí, sino que solo debía continuar depositándome en sus manos. Me permitió sentirme de corazón a corazón con Jesús y entender que le encanta que yo esté con Él, pero que también me quiere más humana, más con los demás y es lo que he ido trabajando desde que terminó el Cursillo.

Carolina Uribe


¡¡¡DE COLORES!!!